Sunday, July 23, 2006

Lo Fatal

“Los domingos, al caer la tarde, llegan a las estaciones trenes cargados hasta rebosar, de excursionistas que han pasado el día en las riberas, refrescándose”.
Ezequiel Martínez Estrada


y el árbol es
y la piedra es
dichosos
nada del chabón que cruzó las vías para ir a piyar

traducido a ese día
lo fatal
es el sol que se queda brillando
que todo sigue igual después

quienes vinieron al pic-nic
con él
su familia, la recua
(sucedió en Palermo detrás de esos terraplenes)
han pasado todo el día en mallas
entrando al agua y tumbándose en las playas
bebiendo y bailando con músicas de fonógrafos portátiles
eso antes
de la presión en la vejiga

vi un domingo
no al chabón que era circunstancial
que cruce y se quede brillante
fatal que el pasto siga tan verde
apenas sensitivo

la mina gritaba
la esposa con la remera sucia
de eso cuando agarró la cabeza
y la apoyó contra el pecho
ahora abajo del terraplén
la piedra dura más que el árbol
que es apenas sensitivo
la piedra dura dichosa

3 comments:

Francisco Ortiz said...

Poema para ser leído en voz alta y degustado lentamente. Deberías de volver y colgar más.

martin said...

Es que estaba precisando un lector.

saludos!

Mari-- said...

Este me encantó y por eso dejo acá el comentario:

Señor Don Ramón, usted me ha leído sin que yo me enterara y lo leo y le digo que lo leo así se entera. =)

(Eso sí, lo tuyo es una finura al lado de las cosas que yo escribo, eh? Finura, veamos: hay agilidad, habilidad, gran conocimiento del uso de la lengua de forma inteligente, sutil e intelectual)

Dejo saludos

Followers